LA NEGOCIACIÓN EN LA PAREJA

Negociacion, amor, comunicación

En la vida cotidiana de la pareja negociar y llegar a acuerdos que sean satisfactorios para ambos es una actividad constante que influye en el crecimiento y satisfacción de los cónyuges.

 

Todo es negociable, sin embargo, en la vida matrimonial es frecuente discutir por los límites, reglas o normas de convivencia familiares, sobre el poder de decisión que generalmente involucra cómo utilizar el tiempo individual y de pareja y también se discute el espacio, tanto físico como psicológico, el cual se requiere para crecer y desarrollarse como persona y finalmente la intimidad, para definir no solo cómo compartir la sexualidad sino qué tanto dejamos que nuestra pareja nos conozca en nuestros más profundos estados de ánimo y sentimientos, es decir, en las buenas y en las malas.

  

Entrar en una discusión lleva como resultado cuatro posibilidades:

 

  1.  Perder- Perder.-es el resultado en el que ambos cónyuges, frente a un problema, después de debatir y presentar sus opiniones y deseos, la discusión los desgaste tanto, que al final, no lleguen a ningún acuerdo y sientan que están peor que antes de iniciar la negociación. Este resultado, también se alcanza cuando la pareja o uno de ellos, evitan, aplazan indefinidamente o niegan que haya algún problema que discutir, aunque la evidencia esté enfrente de él o ella.

  2. Perder – Ganar.- otra posibilidad es que uno de los dos, en el trascurso de la discusión y de presentar o no sus argumentos, ceda o suavice el impacto del problema, ante los argumentos del otro, sin estar realmente convencido de las ventajas del acuerdo o solo lo hace para no seguir discutiendo y llevar la fiesta en paz.

  3. Ganar- Perder.- En la tercera posibilidad, la situación de quien impone sus puntos de vista o utiliza tácticas de poder sobre el otro se invierte. En las opciones 1 y 2, lo que uno gana, el otro lo pierde, sea: dinero, tiempo para sus actividades, pensamientos o creaciones, espacio para desarrollarse, autoridad, poder de decisión y otros.

  4. Ganar- Ganar.- La última posibilidad surge cuando hacemos frente al problema, lo encaramos con toda la objetividad posible, y al final del acuerdo, los dos puntos de vista fueron escuchados, analizados, igual sus deseos y metas. En el convenio final, ambos perciben que se encuentran en mejor posición que antes, independientemente que vean un avance en la problemática inicial. Este es el resultado el cual debe buscarse y permite el crecimiento saludable de la relación.

 

Generalmente, utilizamos estas cuatro formas de negociar, una más que las otras y sería interesante observar nuestras discusiones, para descubrir, a cuál de ellas recurrimos más frecuentemente en nuestros acuerdos de pareja y con conciencia tratar de buscar el enfoque de ganar-ganar.

 

Psicóloga María Teresa Reyes Canchola

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Terapia de pareja (martes, 18 abril 2017 06:30)

    Aunque con el paso del tiempo,algunas parejas desarrollan otro tipo de mecanismos para sobrellevar, más que solucionar,los problemas en la relación, algunas de ellas tratan de buscar la solución dentro de la terapia de pareja y otras tantas, sólo a que el hartazgo alcance sus límites para seguir allí.

  • #2

    Ma. Teresa Reyes (martes, 18 abril 2017 22:13)

    La relación de parejas generalmente es compleja y el conflicto lleva al crecimiento o a la destrucción de la relación. Cuando llega el hartazgo en uno o en los dos hay alejamiento físico,, mental y emocional donde es posible considerar terminar la relación. Con madurez y congruencia se buscara reducir los daños a hijos y a la pareja para continuar adelante.