El Conflicto en la pareja

Cuando nos unimos en pareja, la idea es construir una relación que nos traerá felicidad y bienestar y una hermosa familia y a veces lo idealizamos pensando que seremos “felices por siempre”. Nada más alejado de la realidad, pues la vida nos ofrece el crecimiento individual y de pareja a partir de vivir el conflicto.

El conflicto en la pareja es inevitable y necesario. Es inevitable porque para formar una pareja nos sentimos atraídos por nuestro opuesto: si soy analíticos y organizado me gusta encontrar alguien que es sentimental e impulsivo; si me gusta ser sociable y llamar la atención, me atraerá alguien que me escuche y admire, es decir reservado y callado. Estas diferencias que en principio me atraen más adelante serán la fuente de conflicto ya que el sociable querrá ir a fiestas y reuniones con mucha gente y el reservado buscará momentos de soledad, con pocas personas con quien platicar.

 

El analítico expresará sus ideas con objetividad y con tanta claridad, que puede herir los sentimientos de la pareja más emocional, lo que traerá discusiones y desencuentros en la pareja.

 

El conflicto es necesario ya que interiormente deseamos crecer como personas y lo opuesto de la pareja nos presenta la oportunidad de desarrollar cualidades que tenemos en potencia pero que no hemos desarrollado. Esa persona reservada y callada quiere ser más expresiva y sociable y decir lo que piensa a la vez que ser admirada y la persona que es extrovertida necesita estar más en contacto consigo mismo. La persona que se deja guiar por lo objetivo desea estar más en contacto con sus emociones y poder expresarlas y la que es sentimental busca mayor objetividad en sus decisiones.

 

Este proceso de descubrir lo que interiormente deseamos desarrollar y que vemos más claramente en la pareja, lo positivo y lo negativo no es fácil de alcanzar, requiere primero de continuar con la relación frente a los desacuerdos, ver en el conflicto una oportunidad de crecimiento y no calificarlo como motivo de separación y alejamiento. Enfrentar el conflicto o desacuerdo es el primer paso para crecer como pareja y encontrar caminos para solucionar futuros problemas juntos.

 

El conflicto es parte importante de la convivencia y abre muchas oportunidades para que la pareja aprenda a convivir en las diferentes etapas de su relación.

 

Psicóloga María Teresa Reyes Canchola

También te puede interesar. 

5 problemas de comunicación de pareja.

Escribir comentario

Comentarios: 0