El encuentro emocional en las parejas

En mi práctica profesional he comprobado que la necesidad de sentirse apoyado, apreciado, amado y aceptado es básica para mantener y crecer la relación de la pareja.

Podemos detectar enojo, tristeza, desilusión, frustración o temor cuando sentimos que nuestra pareja no responde a nuestras necesidades de cariño o de aprecio, por lo que hacemos, decimos o deseamos y generalmente se generan distancias y desacuerdos, que nos hacen pensar que la relación se está apagando o que el amor se desvanece y hasta pensamos que nos equivocamos completamente en la elección de pareja.

Aguas agitadas

Cuando las aguas están agitadas


Generalmente uno es el que presiona o exige la atención del otro, propiciando que la pareja se retraiga, aleje y parezca indiferente, lo que incrementa el enojo y la presión en su conyugue.

 

Los enojos y desacuerdos se vuelven rutina, pero no son más cómodos de llevar, sino que hacen más complicada la vida en común.

 

Las palabras de enojo se impactan contra lo que parece un muro de indiferencia o con el enojo de confrontación, cuando se convierte en una lucha de poder, donde los argumentos se enfrentan, las palabras son ofensivas y terminan más lastimados de lo que deseaban al iniciar la discusión.

Este ciclo negativo tiende a tener sus altas y sus bajas, donde hay periodos de “paz” o de “cansancio”, donde se busca un descanso, una tregua y todo “parece” volver nuevamente a la expresión de amor y armonía, hasta que el ciclo negativo vuelve a repetirse.

La Teoría del Apego aplicado a las parejas, como lo desarrolló la Dra. Sue Johnson, explora este ciclo y su solución es avanzar sobre las emociones, descubrir lo que hay debajo del enojo, del temor, del dolor, encontrando que la necesidad básica en todas las personas es sentirse aceptada a pesar de sus defectos, amados en toda su complejidad y que buscamos, en nuestra pareja principalmente, la certeza de que estará allí para nosotros y que podemos acceder a su presencia, amor y ternura, sí somos capaces de expresar estas mismas emociones y mostrar la profunda necesidad de conectarnos emocionalmente.

Este proceso es posible, requiere coraje, es decir, luchar con el corazón para lograrlo, pero es factible, si la pareja está dispuesta a recorrer este camino emocional de encuentro.

TERAPIA DE PAREJAS

¿Cómo está tu relación de pareja?

Escribir comentario

Comentarios: 0